viernes, agosto 5

COMO AYUDAR A UN JUGADOR PATOLÓGICO (LUDÓPATA)

Primero es necesario tener bien claro que es el Juego patológico o Ludopatía.  La cual es un comportamiento caracterizado por la incapacidad de abstenerse y detenerse respecto del juego (máquinas tragamonedas, juegos de cartas, carrera de caballos, ruleta, entre otros juegos de azar). Esta conducta va a generar una gradual alteración en las diferentes áreas de vida de la persona a nivel laboral, educativo, económico, familiar, etc.

¿Cómo ayudar a una persona con problemas de Juego Patológico (Ludópata)?
  • Hay que informarse ampliamente sobre las características de la ludopatía.
  • Es necesario buscar ayuda profesional, apoyo para el jugador y para la familia.   Es necesario   que la familia reconozca y acepte que también necesita ayuda.
  • Es bueno que los familiares tengan en cuenta que cuando “mejor psicológicamente este uno, mejor podrá ayudar”
  • Si como familiar no puedo pedir ayuda, con qué argumentos le diré al jugador que pida la ayuda.
  • Es necesario comunicar al resto de la familia la situación del jugador patológico y afrontar el problema desde la comprensión en una reunión familiar.
  • Hay que imponer límites al jugador patológico teniendo en cuenta que habrá conductas derivadas del trastorno.
  • ¡No volverse codependiente! En otras palabras no hay que dejar de lado nuestros tiempos de ocio y relaciones sociales por estar todo el tiempo pendiente del jugador.
  • Hacer un plan de control de dinero y proteger la economía y bienes familiares; separación de bienes, cuentas mancomunadas o separadas etc. Estas medidas de control son recomendables. Aun cuando estas no resolverán el problema.


¿Qué es no ayudar a una persona con problemas de Juego Patológico (Ludópata)?
  • Creer en las promesas del jugador patológico que puede dejar de jugar sin ayuda, muchas veces sus ganas de cambiar pueden ser ciertas, sin embargo, cuando se ha instalado la dependencia es muy difícil lograrlo por sí solo.
  • Nunca ocultar o minimizar el problema por vergüenza, no decir nada para mantener la reputación del jugador, la familia o por el que dirán.
  • Pagar las deudas generadas por el juego, con la idea errónea de que la situación empeore.
  • Evitar involucrar a los demás familiares para evitar el dolor y angustia generada por el problema de juego.
  • Tener la creencia irracional de ser el salvador del jugador patológico.
  • Querer poner a prueba al jugador, dándole dinero para que pague las cuentas o haga gestiones bancarias, con la finalidad de conocer su autocontrol.
  • Estas acciones pueden ser el inicio de las recaídas, las mismas que a su vez generan frustración, sentimientos de culpabilidad y desesperanza tanto del familiar como del jugador.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...