lunes, noviembre 14

POKEMON GO


Para Jesús, joven profesional de 26 años, el juego es revolucionario y explica que una nueva era de gamers ha nacido. Para el “Gran Goyo” de 30 años es pura adrenalina, simplemente bacán desde el primer día en que obtuvo la aplicación. 

No paró en su búsqueda de pokemon y en poder compartir con su grupo de amigos la variedad de personajes que alguna vez veía en la serie.

 Este juego más que hacerles ganar dinero o algún objeto de valor demuestra que  es cuestión de “status”, es decir, a más personajes “una mayor sensación de satisfacción se siente”, algo así como “simplemente soy el mejor”.

Este juego sí que se las trae. No discrimina y ha sabido entrar en la mente de los escolares, los profesionales, los estudiantes y las amas de casa.
Su esencia reside en la novedosa realidad aumentada, una mezcla entre el mundo real y lo virtual. Este componente sin duda alguna es “el jale” de este juego que atrapa a tu mente (con su pokebola) y la asocia a los personajes con contenido nostálgico (un componente más), más aun para los treintañeros.

Los colores, la música, la historia detrás, la sensación de atraparlo y asegurarte que lo tienes, personalizar tu jugador, son elementos  que te sumergen en este mundo semirreal.
Los especialistas ya hablan de este juego: muchos refieren que podría ser un buen impulsor para sobresalir de momentos de tristeza o depresión, pues genera en las personas concentración en una actividad en particular, “desalojando de su mente” aquellos pensamientos y sentimientos negativos, que podrían ayudar a socializar, entre otras cosas.
Para otros profesionales “estar absorbido en el juego” presenta una serie de riesgos, como el accidente de tránsito donde un joven que manejaba su auto pretendía atrapar un pokemon posado en la ventana y terminó estrellándose contra una patrulla de policía.

La absorción de la concentración en el celular con una postura de cabeza abajo hace que la persona pierda conciencia plena de lo que ocurre a su alrededor, proyectando toda la energía de sus cinco sentidos en dicha actividad. Recordemos al joven que cayó en la laguna de un parque por estar absorbido en el juego. La mala noticia fue que no logró atrapar a ningún pokemon ni utilizar su pokebola.

Esta actividad genera un relativo desgaste físico y mental, y ojo, está en función de las horas que destines al juego. ¿Cuánto tiempo te dedicas a jugarlo? El alto nivel de distracción que te genera, por lo antes mencionado, podría ocasionarte dificultad para mantener conversaciones objetivas, para resolver problemas, necesidad de releer los textos, capacidad de recordación (memoria), olvidos, dificultad para organizar tus tiempos (desorganización), lentitud para el cumplimiento de metas, evitando tareas que requieran esfuerzo.


¿La gran búsqueda recién empieza?

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...