sábado, agosto 1

EL PRIMO DESCONOCIDO

Hace poco, estaba en mi casa cuando recibí la llamada de una persona desconocida que empezó a hablar como con alegría. Me contó que vivía en Lima y que era mi primo por el lado del apellido de mi madre, que nos conocimos cuando éramos niños, la verdad es que yo no lo recordaba. Me llamo mucho la atención y acordamos vernos en mi casa. Cuando llegó, me encontré con un hombre alto, de unos 35 años, se le veía sano y con buena imagen. Me dijo su nombre (un poco raro) y que era actor. La verdad es que no recordaba haberlo visto en una película en particular, pero el solo hecho de saber que tenía un primo actor me parecía muy peculiar. Empezamos a contarnos nuestras vidas y resulto que mi primo era una persona bastante profunda, inteligente y reflexiva.
Me contó que, si bien adoraba a su padre, él había sido una persona muy controladora y que le hizo la guerra cuando quiso estudiar actuación. 

A él le apasionaba la actuación, pero su padre quería que estudiara una carrera más tradicional, con ingresos asegurados. Le costó mucho seguir sus sueños y con mucho esfuerzo llegó a estudiar actuación en un buen lugar, claro acompañado de las constantes críticas y obstáculos que le daba su padre. A mi primo no le importaba si tenía que trabajar lavando platos: él estaba motivado a perseguir su pasión.


Cuando terminó la escuela de actuación, empezó a conseguir pequeños trabajos. Es muy difícil ser exitoso en esta industria. Tuvo que pasar momentos duros en los que no tenía trabajo ni dinero, o sea ni para comer. Pero, con mucho esfuerzo, fue haciéndose conocido y tomando papeles más importantes. Actuó en una serie muy popular y luego pudo conseguir un papel protagónico en una producción teatral bastante popular.



Mi primo me contó que a él lo motivaba actuar, que esa es su pasión, y que ahora tiene la bendición de poder trabajar y ganar dinero en lo que le apasiona en la vida. Pero además me dijo que también lo motivaba ayudar y que usaba su imagen pública para cooperar con diversas causas. De esta forma, sentía que hacía la diferencia y dejaba un legado.



Ese día me di cuenta que no solo gané un nuevo primo, sino un nuevo amigo que, una vez más, me demostró la importancia de seguir tu pasión y lo que te hace feliz aunque el mundo esté en tu contra.



“Nada ni nadie puede aquietar nuestra pasión, nuestros sueños, nuestras meta. El mundo puede influenciar en contra de nuestra felicidad pero nosotros mismo determinamos nuestro presente y futuro. No dejemos que una persona, amigos o familia, impida que nos motivemos y logremos lo que nos apasiona”.

FUENTE: Motivación 360° de David Fishman con Lennia Matos, 2014.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...