martes, mayo 10

EL PRECIO DE LA HISTORIA

Una noticia que llamó mucho la atención y dio la vuelta al mundo fue la protagonizada por Austin “Chumlee” Russell, conocido conductor comediante del programa “El Precio de la Historia”. En su domicilio fue hallado tal volumen de drogas y armas de fuego que bien podría pertenecer a un narcotraficante.

De acuerdo a la agencia de noticias, al ser confrontado por los agentes, ‘Chumlee’ negó ser un traficante de drogas, asegurando que sólo compra estas sustancias a granel porque “fuma
demasiado”. Sin embargo la policía también encontró una bolsa de plástico transparente con residuos de color blanco: se trataría de cocaína.

¿Pero qué llevó a un personaje tan mediático y famoso a presentar este tipo de problema? Si analizamos las sustancias encontradas en la casa de ‘Chumlee’: marihuana (Alucinógeno), metanfetamina y cocaína (estimulantes) y Xanax (tranquilizante), todas estas sustancias alteran, afectan y deterioran en gran medida al sistema nervioso central. Además de esto ‘Chumlee’ refiere que fuma demasiado, lo que nos podría estar hablando de una dependencia a la drogas. Además enfrentaría 19 cargos por posesión de armas de fuego, además de aún ser investigado por una presunta agresión sexual.

Desde su llegada a la televisión, la vida de ‘Chumlee’ dio un giro abismal. De ser un joven con mucha austeridad y carencias pasó a tener fama y dinero. Su vida gira ahora en torno a excesos, escándalos, consumo, problemas de todo tipo. ¿Es acaso que no estaba preparado para la fama o no la supo manejar? Ahora es uno más de la larga lista de famosos que perdieron todo por la droga.
Todos los jóvenes aspiran a ser personajes mediáticos, famosos o a tener mucho éxito. Pero la fama y el éxito pueden ser armas letales de destrucción si no son bien llevadas o manejadas con madurez. 

Es importante la capacidad de autorregularse y no dejarse llevar por los excesos de cualquier tipo, la buena elección libre y el no ceder a la presión de grupo ante factores peligrosos que puedan dañarnos, tener claros los límites entre lo bueno y  lo malo. El éxito no radica en la fama o en los caudales de dinero, va mucho más allá. Mahatma Gandhi decía: “Si me das fortuna no me quites la Razón, si me das el éxito no me quites la Humildad, si me das la humildad no me quites la Dignidad”. 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...