martes, junio 7

CAMINATA POR LA PLAYA: PENSAMIENTOS QUE SE ALEJAN Y VAN


Mientras camino por la orilla de la playa, deambulando con las manos en los bolsillos, mi mente está sumergida en recuerdos que vuelven una y otra vez. Me pregunto ¿por qué me siento así hoy? 

Frente a mí las olas del mar dibujan un hermoso paisaje que me relaja mucho ver y escuchar. El sonido que producen las olas contra las rocas y la arena parece un juego, como si se alegraran y rieran. Ese escenario me relaja y hace que esboce algunas sonrisas, desapareciendo poco a poco todos esos pensamientos, como si el tiempo se detuviera por unos minutos. Solamente me provoca olvidar.  Olvido que siento mucha cólera por las discusiones con mi enamorada y que me siento muy triste por la separación de mis padres. Olvido mi frustración cuando pienso que a nadie le agrado y que soy un fracasado en el colegio. Siento el frío de la brisa en mi cara. En cada paso que doy el tiempo y mis pensamientos encuentran la calma.  Me
pregunto si quizás todo eso no es cierto. Que en realidad mis padres me quieren y se preocupan por mí a pesar de no estar juntos. Que mi enamorada me ama por todos los momentos que hemos pasado. Creo que tenemos que aprender a manejar mejor los problemas y no ser tan intensos, que no debemos discutir por cualquier cosa. La verdad es que tengo buenos amigos con los cuales paso buenos momentos, que me apoyan y me entienden. Me alegra mucho eso y que pueda confiar en ellos. Creo que es algo difícil de encontrar.

Detengo mi caminata y siento el frío del mar en mis pies. Volteo y veo las huellas que dejé en la arena y como el mar las va borrando, desapareciendo como mis pensamientos que poco a poco pasan al olvido. 

Lo cierto es que a veces cuando nos sentimos mal sólo pensamos en todo lo negativo que nos ha pasado. Es por eso que nuestro estado de ánimo cambia drásticamente. Es ahí cuando aparecen todos esos recuerdos que son dolorosos, haciéndonos sentir pena y mucha cólera. Creo que sentir pena y cólera no es malo, el problema es cuando no podemos controlar lo que sentimos y hacemos muchas cosas que no deseamos, dañándonos y dañando a los demás.Ahora no quiero olvidar lo que es importante para mí. Ya no quiero equivocarme. 

La playa siempre será mi lugar favorito porque me devuelve las ganas de cambiar. A lo lejos, las aves que revolotean en el cielo son como la sombra de mis pensamientos que poco a poco se alejan, haciéndose uno con el mar.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...